¿Sabes qué beneficios tiene una cuenta corriente?

No es difícil ver qué beneficios tiene una cuenta corriente, al menos los más básicos; para empezar, hoy día es casi imprescindible contar con al menos una -muchas personas tienen incluso varias- para poder manejar nuestro dinero en los bancos, y ya no digamos para poder usar algo tan cotidiano como una tarjeta de débito o crédito.

Se trata de un producto bancario casi tan antiguo como la propia banca que nos permite depositar nuestro dinero y disponer de él por distintos medios; pero, ¿conoces todas las ventajas y beneficios que te puede aportar una cuenta corriente? ¿Y sus inconvenientes? Pues aquí te los contamos al detalle para que estés bien enterado.

❓ ¿Qué es una cuenta corriente?

Para empezar por lo fundamental, diremos que una cuenta corriente constituye un contrato entre un particular -o una empresa- y un banco para depositar una cantidad de dinero en éste último, de forma que la entidad bancaria puede disponer de él pero a su vez debe garantizar al cliente que le entregará las cantidades que éste requiera.

Es el producto más habitual ofrecido por los bancos y sirve para cosas tan cotidianas como domiciliar recibos, realizar pagos y transferencias, ingresar o pagar con cheques bancarios, realizar compras con tarjeta, y un largo etcétera. Todas estas operaciones nos permiten realizar operaciones de pago y cobro sin tener que usar dinero efectivo, lo cual no sólo es más cómodo sino también más seguro.

Es importante señalar que una cuenta corriente, a diferencia de otros tipos de cuenta, está pensada principalmente para los gastos diarios y no por ejemplo para ahorrar, ya que puede incluso que a finales de mes tengamos poco saldo en ella debido a todos los gastos en que hayamos incurridos en las semanas previas, lo que puede llevarnos incluso a la indeseable situación de que entremos en números rojos (lo que se llama un descubierto).

Precisamente para reducir gastos, lo mejor es buscar una cuenta bancaria sin comisiones, algo que afortunadamente ofrecen cada vez más bancos, si bien no todos bajo las mismas condiciones, ya que algunas entidades pueden exigirte a cambio domiciliar una nómina o tener una tarjeta, por ejemplo.

👍 ¿Qué beneficios y ventajas aporta?

Los beneficios y ventajas que puede aportarnos tener una cuenta corriente son múltiples. Para empezar nos da acceso a otros productos bancarios como son los préstamos o las hipotecas, y también nos va a permitir cobrar ayudas o subvenciones, por ejemplo. Además como ya hemos mencionado, es una forma mucho más segura de guardar y manejar nuestro dinero, que podemos sacar cómodamente acudiendo a una oficina o a un cajero automático.

Dado que además tener una cuenta corriente es necesario para poder usar cheques y tarjetas de débito o crédito, su uso es casi imprescindible si somos profesionales o tenemos una empresa; sin olvidar que con ella también podemos realizar operaciones de transferencia para enviar o recibir dinero, lo cual es más seguro y más cómodo a la hora tanto de cobrar como de realizar pagos.

Y si somos asalariados, vamos a poder ingresar en ella nuestra nómina de forma segura, algo por lo que además muchos bancos nos ofrecen todo tipo de ventajas e incluso regalos. También podremos pagar cómodamente cualquier recibo sin tener que acudir al banco cada mes a realizar un ingreso en cuenta, como se hacía antiguamente.

Además cada vez son más los bancos que ofrecen cuentas online que operan totalmente a través de Internet y que nos permiten consultarlas y manejarlas en cualquier momento cómodamente desde casa; muchas entidades ofrecen a los usuarios de la banca online ventajas como no cobrarles gastos de mantenimiento de sus cuentas, ni tampoco comisiones por transferencias, uso de cheques o incluso por contratar y renovar tarjetas.

😈 ¿Tiene desventajas tener una cuenta corriente?

Pues aunque hay que subrayar que tener una cuenta corriente es algo casi imprescindible en nuestra sociedad actual que además aporta muchas ventajas, también tiene una serie de inconvenientes. Uno de los principales es que demasiado a menudo los bancos cobran comisiones y gastos de mantenimiento por tener una cuenta abierta y usarla, especialmente si no tenemos otros productos contratados.

Es por eso que una de las primeras cosas que debemos hacer antes de abrir una cuenta corriente es leer al detalle las condiciones y requisitos para no encontrarnos luego con gastos y sorpresas inesperados. Además muchos bancos nos cobrarán también por realizar transferencias o usar cheques, especialmente si no tenemos un saldo mínimo o no tenemos domiciliada nuestra nómina o pensión.

Por último no hay que olvidar que las cuentas corrientes, a diferencia de las cuentas de ahorro, raramente ofrecen un rendimiento por el dinero que tengamos ingresado en ellas, sea cual sea la cantidad. Esto es así porque están pensadas para gastos del día a día y para tener muchos movimientos, no para mantener en ellas grandes cantidades de dinero por mucho tiempo.

Es decir, no sólo el banco no nos pagará por tener en él nuestro dinero, sino que es fácil que incluso tengamos que pagar por ello, si bien es cierto que ya hay entidades que no lo hacen bajo ciertos requisitos. En cualquier caso, sabiendo ya qué beneficios tiene una cuenta corriente, lo mejor es buscar la que nos ofrezca las mejores condiciones y que mejor se adapte a nuestras necesidades. Ya que el banco no nos va a pagar… por lo menos, ¡que no nos cobre!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar