Cinco buenos hábitos para evitar las deudas

Vivimos al día, no llegamos a fin de mes, llegan gastos puntuales inesperados y ahorrar es algo extremadamente complicado. Esta es la realidad de la mayoría de los hogares españoles, que conlleva en numerosas ocasiones a solicitar préstamos o a financiar algunas compras. Resulta obvio decir que tener deudas es tener dificultades financieras. Pero es que el estar endeudados supone un problema aún mucho mayor: nos afecta a nivel mental, aumenta el estrés y nos quita el sueño. Así que, con el objetivo de conseguir una buena salud financiera y mental, vamos a explicar los hábitos para evitar tener deudas.

Principales hábitos para evitar tener deudas

Elabora un presupuesto mensual como principal hábito para evitar deudas

Realizar un presupuesto con los gastos que tenemos habitualmente cada mes es fundamental para tener controlado en qué se va nuestro dinero. Haciendo esto, sabremos cuánto dinero gastamos y en qué lo empleamos. Lógicamente, vamos a ver que la mayor parte de nuestros ingresos lo emplearemos en cubrir nuestras necesidades básicas. Pero así también tomaremos consciencia del dinero que malgastamos.

Te aconsejamos dividirlo en apartados como necesidades básicas (vivienda y alimentación), varios (formación, suscripciones, cuotas) y ocio (que también es importante). De esta forma, teniendo en cuenta nuestros ingresos, podremos fijar un techo de gasto e incluso poder ahorrar un poco.

Prioriza tus gastos

Ahora que ya tienes mejor controladas tus finanzas, puedes empezar a reducir el dinero empleado en algunos gastos superfluos para destinar tus ingresos a cosas indispensables.

Abre una cuenta de ahorro

Sí, lo sabemos, es difícil ahorrar… pero si sigues los dos hábitos anteriores, tendrás oportunidad de hacerlo. ¿Cómo? Puedes transferir un 10% de tus ingresos en una cuenta aparte y, a ser posible, no tocar ese dinero salvo que realmente lo necesites.

Evita el uso de la tarjeta de crédito

¿Te has fijado en el nombre? Exacto, se llama “de crédito” por algo. Es muy cómodo, todo son facilidades y la mayoría abusamos de su uso, endeudándonos un poco más. Habitúate a utilizar una tarjeta de débito; sabrás cuánto llevas gastado porque tú eliges la cantidad con la que cargar esta tarjeta, algo que puedes hacer online o desde el mismo cajero.

No compres de forma impulsiva

Por último, huye de comprar impulsivamente. Ya sea en pequeños comercios, en grandes centros comerciales o vía online, tendemos a comprar por impulso artículos que realmente no necesitamos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar