Los mejores consejos para pedir una hipoteca sin equivocarte

Unos buenos consejos para pedir una hipoteca son más que necesarios si estás buscando las mejores hipotecas, especialmente para no caer en los mismos errores de otras personas. Pedir una hipoteca es un paso atrevido que va a condicionar nuestras vidas durante muchos, muchos años; por eso queremos contarte algunas recomendaciones: para que des este paso con seguridad y disfrutes de tu nueva propiedad.

🧮 Haz números antes de pedir una hipoteca

Lo primero, es lo primero. Seguro que estás deseando comprar esa vivienda o ese local con el que has soñado, pero ¿puedes permitírtelo? Saca la calculadora, y haz números: ¿cuál es tu situación económica? ¿Qué ingresos tienes? ¿Tienes un trabajo estable? ¿Tienes ahorros?

Hacerse estas y otras preguntas es muy necesario, sobre todo teniendo en cuenta que es habitual que los bancos no te presten más del 80% del valor de la propiedad, lo que implica que tú debes aportar el 20% restante. Pero además, debes saber que ningún banco te dará una hipoteca si la cuota supera el 35% de tus ingresos mensuales: se trata de un umbral de seguridad, y cuanto más lejos estés de él, podrás negociar en mejor posición con tu banco.

Una opción que ofrecen muchos bancos son los llamados períodos de carencia; se trata de un período -normalmente por un máximo de 12 meses- en el que ante problemas económicos que nos impidan pagar la cuota -por ejemplo, el desempleo- se nos permitirá pagar durante un tiempo una cuota menor (sólo los intereses), o incluso ninguna. Es un factor a tener en cuenta a la hora de escoger una u otra hipoteca, aunque también tiene sus riesgos.

No olvidemos tampoco que un préstamo hipotecario implica comprometerse a pagar durante muchos años. ¿Podemos comprar esa casa que tanto nos gusta? ¿O es mejor ir a por algo más realista y asequible? Puede ser tentador meternos a un préstamo más grande, alargando el plazo de amortización para que la cuota sea más baja; pero no olvidemos que a más años, mayores intereses pagaremos, y más tiempo estaremos atados -y bien atados- a la hipoteca.

🕵️‍♀️ ¿Tienes el perfil que busca un banco?

Ya han pasado los años en que casi regalaban las hipotecas; y además con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, que da más derechos al cliente, los bancos han endurecido aún más las condiciones para dar un préstamo.

Las entidades buscan clientes solventes que puedan afrontar el pago de una hipoteca sin sobresaltos y durante muchos años; tu edad, tus ingresos, tu historial laboral, tu trabajo y tu contrato, son factores que se tienen muy en cuenta. Y si no das el perfil o si tu historial crediticio no es bueno, el banco simplemente puede considerar que tienes un perfil de riesgo y negarse a darte el préstamo.

✍️ Pídelo todo por escrito, y léetelo bien

Un error que cometimos muchos españoles en los años del “crédito fácil y barato” -y que aún estamos pagando- era firmar sin mirar. Nos concedían una hipoteca y firmábamos lo que nos ponían por delante, daban igual las condiciones: el caso era que nos habían concedido el préstamo, y seguro que todo iba a salir bien y que el comercial del banco no nos estaba ocultando nada.

Luego estalló la crisis, llegaron tiempos duros, y nos encontramos con que habíamos firmado condiciones draconianas, con que los pagos eran inasumibles, o con que el banco se podía quedar fácilmente con nuestra propiedad y -de paso- con las de todos nuestros avalistas (normalmente nuestros padres). Y claro, para más inri, resulta que en el “banco de toda la vida” no nos lo habían contado todo tan claramente.

Que nos quede claro: no vamos a firmar para comprar una lavadora a plazos; estamos comprometiéndonos por contrato a devolver durante muchos años una suma notable de dinero que puede ser incluso de varios cientos de miles de euros.  Así que no repitamos viejos errores: no te fíes de la publicidad o de lo que te cuente un comercial, pídelo TODO por escrito.

Busca el asesoramiento profesional de un abogado o de un experto en estos temas que detecte cláusulas abusivas o poco claras. En cualquier caso, recuerda que con la nueva ley hipotecaria el notario está obligado a explicarte en detalle todo lo que firmas y a asegurarse de que lo entiendes. Dispones además de 10 días para estudiar el contrato con alma antes de firmar, y puedes echarte atrás sin ninguna penalización.

💼 Negocia… siempre negocia

Es cierto que el banco es quien a priori establece las condiciones de la hipoteca, pero siempre hay que negociar, especialmente si tenemos un buen perfil como clientes o si estamos en una época en la que los bancos se “peleen” por los clientes (y ahora mismo estamos en una).

Seguro que de mano la entidad se va a enrocar diciendo que estas son las condiciones, que no vas a encontrar otras mejores, y que debes firmar ya o no tendrás otra ocasión; desconfía siempre de esas viejas tácticas comerciales: estudia con calma lo que te ofrecen, y plantéales que en otros bancos te ofrecen mejores condiciones (o plantea tú las tuyas propias). A poco que rasques, descubrirás que el banco va a estar dispuesto a negociar y a darte más ventajas.

Puntos importantes que puedes abordar en la negociación son una rebaja del tipo de interés, reducir o eliminar las comisiones, o incluso temas como la dación en pago. Si además ya eres cliente del banco, puedes “apretar” un poco más en la negociación para que quiten comisiones o gastos de tus cuentas, como las de mantenimiento o por el uso de tarjetas.

Recuerda además que ya no estás obligado a suscribir ningún producto asociado (seguros de hogar o de vida, planes de pensiones, etc) para que te concedan el préstamo hipotecario, aunque el banco sí puede ofrecerte mejores condiciones si lo haces: negocia también con esa baza. No olvides tampoco que aunque hayas firmado, más adelante puedes renegociar tu hipoteca si mejoran tus condiciones… o incluso cambiar de banco si otro te ofrece algo mejor.

📈 ¿Hipoteca fija, variable o mixta?

Otro factor a tener en cuenta es si quieres escoger una hipoteca de interés fijo, o variable. Las primeras se han vuelto muy populares en los últimos años en España -estamos en máximos históricos- debido a que el euríbor está por los suelos.

Con este tipo de hipoteca tienes la ventaja de que siempre pagas la misma cuota, aunque también pagarás de mano un interés mayor y no podrás beneficiarte si el euríbor baja (aunque eso ahora parezca imposible). Por contra en las hipotecas de tipo variable el interés del préstamo se compone de un diferencial que es fijo más un índice de referencia, que suele ser el euríbor.

Normalmente ese tipo de interés aplicado se revisa una vez al año y entonces el banco, en función de la evolución del euríbor, te subirá o bajará la cuota mensual, por lo que es una buena opción si prevemos que baje. Tampoco nos olvidemos de las hipotecas mixtas, que combinan un período de préstamo a tipo fijo y otro a tipo variable.

En realidad, muchas veces el escoger una hipoteca u otra depende no sólo de la situación del mercado en el momento de la contratación, sino también de nuestra situación económica personal y de nuestro propio perfil como clientes. Una persona que busque un producto de menor riesgo buscará un tipo fijo; mientras que alguien más joven, de perfil más arriesgado, o que espere que mejoren sus ingresos, escogerá un tipo variable.

👌 Busca, compara… y escoge la hipoteca que más te convenga

Cada hipoteca, como cada banco, es un mundo. Tomar una decisión sobre qué hipoteca es mejor no es fácil, ya que cada banco fija sus propias condiciones y requisitos. Desde estas páginas hemos querido darte unos consejos para pedir una hipoteca, pero ante todo debes examinar distintas opciones, comparar, negociar… y escoger el préstamo que mejor se adapte a ti, a tu situación actual y a tus perspectivas de futuro. ¡Suerte!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar