¿Sabes cuánto te desgrava la hipoteca, y en qué casos?

Seguro que te preguntas cuánto desgrava la hipoteca que tienes contratada si se acerca el momento de presentar la declaración de la renta ante Hacienda; porque has de saber que el hecho de haber comprado una casa puede servirte para pagar menos IRPF -es de hecho uno de los principales instrumentos usados para desgravar- aunque no todo el mundo puede hacerlo.

Y es que por mucho que hayas escogido entre las mejores hipotecas, al final para que puedas desgravar en tu declaración deben cumplirse una serie de requisitos, entre ellos que sea tu vivienda habitual; además, esa desgravación tiene unos límites. ¿Quieres conocer más detalles? ¿Quieres saber cuánto te puedes ahorrar este año? Pues no dejes de leer este artículo.

❓ ¿Quiénes pueden desgravar su hipoteca en la declaración?

Es cierto que durante años las deducciones por inversión en vivienda habitual fueron un recurso muy usado en España para desgravar en la declaración, especialmente en los años del boom inmobiliario; sin embargo esa deducción fue eliminada el 1 de enero de 2013. ¿Quiere decir eso que no puedes beneficiarte de ella? Pues depende.

Si contrataste una hipoteca para comprar tu vivienda antes del 1 de enero de 2013 y -además- aplicaste en esa deducción en las declaraciones de años anteriores, podrás seguir aprovechándote del piso o casa donde resides para pagar menos al fisco. Sin embargo, si adquiriste el inmueble en fecha posterior, sentimos decirte que ya no tienes derecho a desgravar por él.

Además, hay que subrayar que si firmaste un préstamo hipotecario antes del 1 de enero de 2013, aunque posteriormente fuese modificado por medio de una subrogación o de una novación, podrás seguir desgravando los pagos de tu hipoteca en el IRPF, ya que Hacienda entiende que aunque se modifiquen las condiciones de la operación el bien hipotecado no varía, y por tanto se mantiene la deducción.

Eso sí, si lo que  has hecho es una ampliación de hipoteca, en ese caso sí que no podrás aplicar la deducción sobre el capital adicional, que se entiende que es ajeno al pago de tu vivienda, sino que sólo podrás desgravar sobre la parte correspondiente a la amortización de la hipoteca inicial.

📋 ¿Qué otros requisitos debo cumplir para pagar menos a Hacienda?

Aunque hayas firmado un préstamo hipotecario antes de 2013, existen otros condicionantes que pueden suponer que no tengas derecho a desgravar los pagos de la hipoteca en tu declaración; esos requisitos son:

✔️ Que la hipoteca se firmase para comprar tu vivienda

Esto deja fuera de la posibilidad de desgravar no sólo una ampliación de hipoteca (por ejemplo para pagar una reforma), tal como ya mencionamos antes, sino también las segundas hipotecas sobre la misma vivienda, cuyo fin suele ser distinto al mencionado.

✔️ Que la hipoteca estuviese destinada a comprar un bien inmueble

Esto es lógico: si hemos firmado un préstamo hipotecario para un fin distinto al de la compra de una vivienda, o si ésta por sus características -por ejemplo las casas prefabricadas o de madera se suelen considerar bienes muebles- la deducción no es aplicable.

✔️ Que la vivienda que se compra sea la habitual

Tal y como ya subrayamos antes, los pagos de la hipoteca se pueden desgravar siempre que sean por nuestra vivienda habitual; Hacienda entiende como tal aquella donde vivimos más tiempo durante el año, y quedan fuera por tanto las segundas residencias, los apartamentos de veraneo, etc etc. Tampoco se puede considerar como vivienda habitual un inmueble comprado como inversión.

Por último, la normativa exige que debemos residir en nuestra vivienda “habitual” al menos tres años; eso quiere decir que si aplicamos deducciones por ella por ejemplo durante dos años, y luego nos mudamos, deberemos devolver el dinero que hayamos desgravado en nuestra declaración durante ese tiempo.

❓ ¿Cuánto puedo desgravar?

Si al final cumples todos los requisitos que te hemos contado, llega la hora de echar cuentas y ver cuánto vas a poder ahorrarte en tu declaración… Y tenemos buenas noticias: has de saber que vas poder deducir del IRPF hasta un 15% de lo que hayas pagado en el ejercicio anterior en concepto de pagos relacionados con la hipoteca de tu vivienda habitual.

Eso sí: el gasto máximo sobre el que se puede aplicar la deducción es de 9.040 euros; por tanto el máximo ahorro posible al que puedes aspirar será de un 15% sobre esa cantidad: es decir, 1.356 euros. Ten en cuenta que si la hipoteca tiene dos titulares y hacéis la declaración por separado, el importe máximo se duplica también (18.080 euros); pero no olvidéis que tendréis que dividir también entre dos lo que hayáis pagado por vuestra hipoteca.

❓ ¿Cuáles son los gastos deducibles?

Como acabamos de mostrarte, si puedes beneficiarte de esta deducción estamos hablando de un buen pellizco de dinero que vas a poder ahorrarte cada año; además, y al contrario de lo que piensa mucha gente, a la hora de calcular la inversión total desgravable  no sólo se tienen en cuenta las cuotas del préstamo.

Y es que hay toda una serie de gastos que también son desgravables y que se pueden sumar a la cantidad total (de hecho, cualquier coste asociado a la adquisición de la vivienda), siempre que en total la suma no supere la mencionada cantidad de 9.040 euros por año. Entre ellos:

  • Las comisiones de apertura del préstamo, si las hubiere
  • Los seguros vinculados al préstamo (vida, hogar, protección de pagos, etc)
  • Los gastos asociados a la formalización del préstamo hipotecario: tasación, notaría, gestoría, etc
  • Los gastos asociados a la escritura de compraventa: notaría, gestoría, impuestos, etc

❓ ¿Qué pasa si estoy afectado por las cláusulas suelo?

Un caso particular es el de aquellas personas que se han visto afectadas por las llamadas cláusulas suelo, y que gracias a los tribunales han podido recuperar ese dinero que se les cobró de más por unas cláusulas que eran abusivas.

Si ese es tu caso, debes tener en cuenta que si el importe que se te cobró de más se te devuelve mediante un ingreso de dinero, estarás obligado a devolver a Hacienda el dinero que pudiste desgravar durante los años en que se aplicó la cláusula suelo (no todo, sólo la parte proporcional a la desgravación por la aplicación de dicha cláusula). Eso sí: afortunadamente -faltaría más- no tendrás que pagar intereses de demora.

Si por el contrario el dinero que pagaste de más en esos años por las suelo te es devuelto en forma de reducción del capital de tu hipoteca, la buena noticia es que no estarás obligado a devolver nada al fisco.

Como ves no es tan fácil saber cuánto desgrava la hipoteca que tienes contratada, y no siempre podrás beneficiarte de esta deducción. Pero si cumples con los requisitos no lo dudes: ¡reclama lo que es tuyo! Y ante cualquier duda, ponte en manos de un buen asesor que pueda estudiar su situación. Puede que Hacienda seamos todos… pero al fin y al cabo no todos tenemos por qué pagar lo mismo, ¿no?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar