Hipoteca fija o variable: ¿qué diferencias hay entre ellas?

Hasta hace pocos años, un alto porcentaje de los contratos hipotecarios firmados en nuestro país era del tipo variable. Actualmente, teniendo en cuenta los valores negativos del Euribor, el tipo fijo pasa a ser una opción interesante. Esta nueva situación hace que la elección de una u otra modalidad sea aún más complicada. Te contamos todas las claves y las diferencias entre hipoteca fija y variable.

Antes de entrar en materia, queremos recordarte dos aspectos fundamentales antes de elegir entre los distintos tipos de hipoteca. Por un lado, el índice que debes conocer, y por el que se rigen la inmensa mayoría de los contratos hipotecarios, es el Euribor Mensual. Por otro lado, fíjate siempre en la TAE y no en el TIN. El Tipo de Interés Nominal, son los intereses que pagarás por tu hipoteca, pero la Tasa Anual Equivalente incluye el TIN y todas las comisiones inherentes al contrato hipotecario.

Características de la hipoteca fija

  • Una hipoteca con tipo de interés fijo, significa pagar siempre la misma cuota durante toda la duración del contrato. De esta forma, independientemente de que suba el Euribor, sabremos lo que vamos a pagar en todo momento y el coste total de la hipoteca. Por tanto, conoceremos de antemano el monto total de lo que nos va a costar la adquisición de la vivienda.
  • Lo habitual es que los plazos de amortización sean más cortos, por lo que las cuotas a pagar son algo elevadas.
  • Actualmente las condiciones son bastante más favorables que hace pocos años, pudiendo conseguir tipos de interés incluso por debajo del 2%.

Características de la hipoteca variable

  • El tipo de interés variable supone pagar una cuota pactada con la entidad financiera que se calcula tomando de referencia el Euribor (suele revisarse cada seis meses) más un diferencial marcado por el banco.
  • Con este tipo de contrato, al actualizarse el tipo de interés, la cuota mensual de la hipoteca varía.
  • El plazo de devolución generalmente va a ser más largo con respecto a las del tipo de interés fijo. Pero, al tratarse de plazos más largos, la cuota mensual a pagar va a ser más baja.

Principales diferencias de hipoteca fija o variable

Elegir entre uno u otro tipo va a depender de tu perfil financiero y, relacionado con esto, de tu tolerancia al riesgo.

  • La principal diferencia entre ambos contratos hipotecarios es que con la hipoteca fija sabremos el total de lo que vamos a pagar por nuestra casa. Mientras que, con la hipoteca variable, el coste total dependerá de las variaciones del índice referencial.
  • Las cuotas son más caras en una hipoteca fija que en una variable.
  • Las comisiones, en general, son más altas en los contratos de tipo fijo.
  • En las hipotecas variables, antes de entrar en la modalidad de interés variable se establece un período, que oscila entre uno y dos años, por los que se paga un tipo de interés fijo. Un aspecto a contemplar, puesto que durante esos 12 o 24 meses, los intereses son más altos que los de una hipoteca fija.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar