¿Qué es el trading y para qué sirve?

El trading es un modelo de inversión cada vez más de moda en nuestro país. Consiste en la compra y venta de activos como acciones, divisas o futuros con el objetivo de obtener una rentabilidad. Se trata de activos cuyo precio fluctúa constantemente y, si se quieren obtener beneficios, se debe especular en todo momento con los movimientos. ¿Quieres saber más? Continúa leyendo y te contamos qué es el trading y para qué sirve.

Internet y la tecnología en forma de nuevos y potentes softwares hace que el acceso a esta operativa sea realmente sencillo. Aunque ojo, si estás pensando convertirte en trader, debes saber que es más complejo, duro y estresante de lo que pueda parecer.

Para qué sirve el trading

A pesar de esa facilidad de hacer trading desde tu propia casa, no es tan sencillo conseguir beneficios realizando esta actividad. Necesitarás un mínimo de formación, dedicación constante y unos nervios de acero (o contratar los servicios de un trader profesional).

El trading consiste en comprar a bajo precio determinados productos financieros para vender después a un precio más alto y que nos proporcione un rédito favorable. El activo con el que generalmente se especula son las divisas, pero también se manejan otros como acciones, futuros, materias primas, índices bursátiles, etc.

Con esta operativa online accedemos a un mercado financiero global (FOREX) en constante movimiento y sirve para comprar y vender los instrumentos financieros mencionados con la idea de obtener rentabilidad, generalmente, a corto plazo.

Tipos

Principalmente en base a la duración en la que están abiertas las operaciones, existen cuatro tipos de trading, que son:

Day trading: como su propio nombre indica, se trata de una modalidad en la que en el mismo día se abren y cierran operaciones, no dejando abierta ninguna para días posteriores.

Scalping: al igual que el tipo anterior, hablamos de inversión a corto plazo, pero en este trading se opera varias veces en un mismo día, pudiendo tratarse de operaciones que tan solo duren unos segundos.

Swing trading: aquí, las operaciones se dejan abiertas al finalizar la jornada y llegan a tener una duración de hasta diez días. Se trata de un modelo en el que se puede aprovechar a analizar las cotizaciones con tendencias al alza o a la baja y operar en consecuencia.

Trading tendencial o direccional: consiste en ir tomando posiciones a lo largo del tiempo a favor de la tendencia, ya que esta modalidad no tiene un límite de tiempo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar