10 estrategias para financiar tu empresa

Tienes la idea, tienes la ilusión, ¡pero te falta el capital inicial necesario para montar tu propia empresa! No decaigas, porque en este artículo te vamos a explicar varias estrategias para financiar tu empresa. El mundo de las finanzas ha cambiado mucho en los últimos años y han surgido diversos métodos de financiación alternativos. Estos, sumados a los modos de financiación convencionales, forman un amplio abanico de posibilidades a elegir.

Estrategias para poder financiar tu empresa

  1. ¡Ahorra! Puede parecer obvio, pero todo depende del tipo de negocio que tengas pensado. Por ejemplo, si te marcas un objetivo y una cantidad de ahorro, en uno o dos años puedes llegar a tener el dinero suficiente para montar un pequeño negocio online, centrarte en vender un único producto o servicio, adquirir una franquicia de una multinacional de comida rápida, etc.
  2. Créditos ICO. Son préstamos que concede el Estado a través de distintas entidades bancarias. Están destinadas a todo tipo de empresas ya sean grandes, pymes o autónomos, y cuentan con intereses bastante bajos (entre el 3% y 5%).
  3. Descuento comercial. Se suele acordar un aplazamiento del pago del producto al proveedor (habitualmente, 60 días), lo que concede un margen para pagar al proveedor una vez hayamos vendido el artículo.
  4. Renting y Leasing. Con estos formatos de alquiler evitarás realizar un gran desembolso a la hora de adquirir coches, mobiliario o maquinaria para tu empresa.
  5. Mantén la liquidez de tu negocio. Es vital no endeudarte acumulando impagos y, para ello, tendrás que estar muy pendiente de pagos atrasados. También de hacer efectivos tus ingresos en plazo, para así preservar un flujo de efectivo estable.
  6. Combina distintas fuentes de financiación. Diversificar tus sistemas de financiación favorecerá la elección más económica e idónea para tu empresa.
  7. Bussines Angels. Los “ángeles inversores” se interesan en negocios de reciente creación para invertir en busca de rentabilidad.
  8. Crowdfunding. El micro mecenazgo está de moda. Plasmas tu idea en una plataforma de crowdfunding e inversores anónimos financian tu proyecto con pequeñas aportaciones.
  9. Crowdlending. Plataformas online hacen de intermediarias entre particulares que necesitan financiación e inversores que aportan capital.
  10. Crecimiento orgánico. Empieza por un pequeño negocio que no requiera un capital inicial muy elevado y cuando tengas beneficios reinviértelos en tu empresa para seguir creciendo.

¿Vas a intentarlo? ¡Siempre hay oportunidades para poder llevar a cabo el sueño de crear tu propia empresa!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar