Qué es la amortización de un préstamo y cómo se hace

Es lógico que quieras saber qué es la amortización de un préstamo si has pedido dinero prestado a una entidad -ya sea para pagar un coche, una casa, la universidad o cualquier otro fin- y te topas con este concepto, que aparece muy frecuentemente pero no siempre se conoce bien.

Por tanto si ya has encontrado el mejor préstamo personal y ahora te toca pensar en pagarlo, en este artículo vamos a explicarte no sólo qué es amortizar un préstamo y qué tipos de amortización existen, sino que también te daremos algunos consejos sobre cómo devolver el dinero de forma que tengas que pagar lo menos posible. ¿Suena bien, verdad? ¡Pues sigue leyendo!

❓ ¿Qué es amortizar un préstamo?

En realidad amortizar un préstamo no significa otra cosa que devolver el dinero prestado junto con los intereses en un plazo determinado de tiempo; todo esto lo habremos pactado previamente con la entidad que nos haya prestado el dinero.

A partir de ahí existen muchas formas de devolver el dinero, siendo la más común en España la que sigue el llamado modelo francés, donde las cuotas a pagar son siempre iguales a lo largo de la vida del préstamo. No obstante existen otras muchas maneras de amortizar un préstamo, ya que tanto la parte acreedora como la deudora pueden pactar las condiciones que más les convengan.

❓ ¿Cómo se amortiza un préstamo?

Como acabamos de decir, existen múltiples opciones para pagar o amortizar un préstamo en función de las condiciones pactadas, la naturaleza del préstamo o de la parte deudora, etc. Veamos a continuación algunas de las más usadas:

  • Modelo francés: el capital prestado se devuelve en cuotas que son siempre iguales -salvo la cuota final- en las que se va repartiendo tanto el capital a amortizar como los intereses; si bien la proporción que supone el capital y los intereses a amortizar varía a lo largo del préstamo, la cuota siempre se mantiene.
  • Modelo alemán: en este caso la cantidad a amortizar con cada cuota siempre es la misma, por lo que con el paso del tiempo la cuota va menguando a medida que se amortiza capital y desciende la parte proporcional de intereses.
  • Con cuota creciente: al contrario que el modelo alemán, aquí la cuota aumenta con el paso del tiempo, de forma que durante las primeras mensualidades se paga una cantidad menor pero a partir de un plazo fijado las cuotas van subiendo.
  • Pago único final: es un modelo habitual en los microcréditos, y consiste en abonar al final de un plazo acordado la cantidad total prestada más los intereses devengados.
  • Pago periódico de intereses: esta opción suele emplearse en préstamos de gran cuantía, como los préstamos a empresas, o también en los préstamos con garantía hipotecaria; consiste en el pago periódico de los intereses del préstamo, mientras que el capital se paga al final del período pactado.
  • Pagos desiguales: es habitual en las líneas de crédito a empresas y se basa en que las cuotas de devolución del préstamo varían porque se ajustan a la propia capacidad de pago del deudor cada mes (por ejemplo en función de los beneficios obtenidos).
  • Con amortización anticipada sin coste: se trata de un modelo en el que el préstamo se amortiza regularmente pero además podemos pagar una cantidad añadida para amortizar anticipadamente parte del capital y acortar la vida del préstamo, y sin tener que pagar por ello comisiones por cancelación anticipada.

❓ ¿Qué es un cuadro de amortización de un préstamo?

Una vez elegido nuestro préstamo y pactadas las condiciones, antes de firmar es conveniente que echemos un vistazo al cuadro de amortización del préstamo… ¿Y esto qué es? Pues no es más que una tabla en la que aparecen detalladas las cuotas que vas a pagar, la parte proporcional de intereses y de capital a amortizar que abonarás, y el capital amortizado o por amortizar (según el cuadro) después de cada cuota.

Si el tipo de interés contratado es fijo y hemos contratado un préstamo personal siguiendo el habitual modelo francés, tenemos que tener en cuenta que aunque la cuota mensual siempre sea igual, la proporción de la misma que representará el interés disminuirá con el tiempo -ya que quedará menos dinero por devolver- pero aumentará a la par la parte proporcional correspondiente al capital a amortizar.

Veámoslo con un ejemplo. Pongamos que contratamos un préstamo de 12.000 euros a un interés fijo del 5,5% y a devolver en 8 años (96 meses). La cuota fija que nos quedará a pagar será de 154,79 euros al mes, y así se mantendrá durante toda la vida del préstamo (salvo la cuota inicial y final, que suelen variar). En ese caso, y teniendo en cuenta que hemos pagado una cuota de entrada de 45,25 euros, nos quedaría el siguiente cuadro de amortización:

MesCuota mensual Parte interesesParte capital Capital amortizado total
1154,79 €54,54 €100,25 €200,04 € (45,25 € + 154,79 €)
2154,79 €54,08 €100,71 €300,75 €
3154,79 €53,62 €101,17 €401,92 €
4154,79 €53,16 €101,63 €503,55 €
5154,79 €52,69 €102,10 €605,65 €
6154,79 €52,22 €102,57 €702,22 €
...............
91154,79 €4,19 €150,60 €11.236,46 €
92154,79 €3,50 €151,29 €11.387,75 €
93154,79 €2,81 €151,98 €11.539,73 €
94154,79 €2,11 €152,68 €11.692,41 €
95154,79 €1,41 €153,38 €11.845,79 €
96154,92 €0,71 €154,21 €12.000 €

Como se ve, al principio más de un tercio de la cuota que pagamos se compone de intereses del préstamo, pero al final del mismo esa parte se ha reducido al mínimo. Hay que tener en cuenta que estos cuadros no incluyen otros pagos asociados al préstamo, como las comisiones de apertura, las de cancelación anticipada parcial, etc. En Internet puedes encontrar muchas páginas donde elaborar fácilmente un cuadro de amortización de tu préstamo.

❓ ¿Qué es la amortización anticipada?

Si ya hemos dicho que amortizar un préstamo es pagarlo en función de las cuotas y el tiempo acordados, la amortización anticipada no es más que el pago de un préstamo por adelantado, ya sea una parte del capital pendiente (amortización parcial) o su totalidad (amortización total).

Hay muchos motivos que pueden llevarnos a cancelar por anticipado un préstamo. Sean cuales sean, hemos de tener en cuenta que en muchos casos -según lo que hayamos pactado- tendremos que pagar comisiones por cancelación. Si la entidad con la que contrataste el préstamo cobra estas comisiones, has de saber que por ley no pueden superar el 1% del capital devuelto si resta más de un año del préstamo, y el 0,5% si queda menos de un año.

Cancelar anticipadamente un préstamo es algo que suele salir rentable, ya que cuanto antes devolvamos el dinero menos tendremos que pagar por los intereses de la deuda. Todo va a depender sin embargo de la cuantía del préstamo: en general en préstamos muy pequeños (microcréditos) o muy grandes (hipotecas) se considera que el esfuerzo de ahorro necesario para amortizar (salvo que nos toque la lotería) no compensa la reducción de intereses.

❓ ¿Es mejor reducir la cuota, o reducir el plazo del préstamo?

Si optamos por una amortización parcial de nuestro préstamo, nos va a surgir una duda que acosa a todos los mortales que han pasado por esta situación: y es que la entidad nos va a decir “Muy bien, amortizas parte del préstamo… ¿Quieres reducir cuota, o reducir plazo?

La primera opción implica que cada mes pagaremos menos cantidad por lo que quede pendiente de devolver del préstamo, mientras que la segunda supone mantener la cuantía de la cuota, pero estar pagando menos tiempo. Con ambas opciones reducimos la deuda y por tanto los intereses a pagar, por lo que ambas suponen un beneficio. Pero, ¿cuál es mejor?

Aunque puede que la opción de tener una cuota mensual más pequeña sea más tentadora, lo cierto es que en realidad es reduciendo el plazo de devolución del préstamo como se reducen más los intereses, y como haremos que el préstamo nos salga más barato. No obstante puede ser preferible inicialmente reducir la cuota para tener un mayor margen de ahorro cada mes, y luego ir reduciendo progresivamente el plazo.

Como ves, además de saber qué es la amortización de un préstamo hay muchos factores a considerar cuando se pide prestado dinero. Lo principal es hacerlo con cabeza, analizando nuestra situación financiera y si podremos pagar las cuotas, y siguiendo alguno de los consejos y recomendaciones que te hemos dado en este artículo. ¡Esperamos haberte ayudado!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar