Cómo comparar préstamos personales

El hecho de pedir un préstamo personal no es un asunto baladí. Independientemente de la cuantía, si hemos dado el paso es porque realmente lo necesitamos. Elegir entre el amplio abanico de entidades, tipos de préstamo y condiciones, nos traerá más de un quebradero de cabeza. A la hora de comparar préstamos personales, deberemos tener claro cada uno de los conceptos que nos encontraremos para elegir el que más nos conviene. Ya sea a través de bancos tradicionales o de entidades online, las ofertas del mercado son muchas y nos costará decidirnos.

Conceptos para comparar préstamos personales

Finalidad

El motivo por el que solicitamos un préstamo es el primer concepto a tener en cuenta. Las condiciones no serán las mismas para un crédito solicitado para un viaje, que para un coche o que para reunificar deuda. Las cuantías, los plazos y el período de devolución son totalmente distintos, por lo que las condiciones y requisitos que nos soliciten también serán muy diferentes.

Capital

El capital es la cantidad que nosotros le estamos pidiendo al banco. Evidentemente, esta suma condiciona mucho las condiciones generales del préstamo. Sobre ese importe se aplicarán intereses y gastos.

Tipo de interés

Es la cantidad que nos cobrará la entidad por adelantarnos el dinero. Aquí entran en juego dos conceptos: el TIN (Tipo de Interés Nominal) y el TAE (Tasa Anual Equivalente). El TIN es la tasa de interés que cobra el banco por la operación. El TAE incluye el Tipo de Interés Nominal más otros gastos derivados de la gestión. Indica el coste de la operación, tomando como referencia un periodo anual. Por ello, el TAE es el índice que deberíamos tener más presente a la hora de comparar préstamos personales.

Plazo de devolución

Marca el tiempo en el que devolveremos el dinero prestado por el banco. Varía en función de la cuantía solicitada y nuestro perfil financiero.

Comisiones

Son gastos de gestión que aplican las entidades. Hay comisiones de estudio, de apertura, por demora y por cancelación total o parcial. Hoy en día muchas entidades (especialmente, de banca online) ofrecen préstamos con cero comisiones, aunque suelen requieren algún tipo de vinculación con el banco.

Vinculaciones y otros gastos

En nuestra comparativa observaremos que muchas entidades nos piden el requisito de tener domiciliada la nómina, tarjetas de crédito, seguros o algún otro producto propio de la entidad. Tendremos que sopesar si el gasto que supone la vinculación requerida compensa frente a las comisiones que otras entidades nos pidan.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar