¿Qué tipo de interés se aplica a un préstamo personal?

Es importante que sepas qué tipo de interés se aplica a un préstamo personal si estás planteándose pedir dinero prestado a una entidad para comprar un coche, pagar una reforma, costear unos estudios o un viaje, o cualquier otro gasto extra al que no puedas hacer frente sólo con tus ahorros actuales.

Y es que aunque hoy día el uso de las tarjetas de crédito está muy extendido, estas cobran elevados intereses y hay gastos que, simplemente, no nos los puede cubrir ni siquiera el uso del “dinero de plástico”. Pero antes de lanzarse a pedir el mejor préstamo personal, debemos preguntarnos: ¿conocemos todos los tipos de préstamo que existen? ¿Cuál es el mejor? ¿Cuántos intereses me van a cobrar? Preguntas clave a las quedamos respuesta en este artículo.

❓ ¿Qué tipos de préstamo personal existen?

Un préstamo personal es un producto que ofrecen bancos y empresas privadas por el que podemos recibir a corto plazo determinada cantidad de dinero, que deberemos devolver a largo plazo en varias mensualidades junto con el interés que hayamos acordado. Podemos añadir además que un préstamo personal es un término medio entre un microcrédito y un préstamo hipotecario, con cantidades que van de los 3.000 a los 100.000 euros.

Existen diversos tipos de préstamo personal, a menudo cada uno con sus propias condiciones y requisitos; así por ejemplo encontramos préstamos para comprar un coche nuevo o de segunda mano, préstamos para pagar estudios universitarios o un máster, préstamos para reformas, o también los llamados préstamos de anticipo de nómina, entre otros. Normalmente y según el que escojamos, deberemos acreditar que el destino del préstamo es el declarado.

Existen también los llamados préstamos o créditos al consumo que encontramos en muchos centros comerciales y grandes cadenas, donde nos ofrecen una financiación a un interés bajo o incluso al 0% para poder realizar nuestras compras y pagarlas en pocos meses (3, 6, 12…). Lo habitual es que estos préstamos sean tramitados a través de una financiera, y que sea la cadena la que asuma el pago de los intereses que de otra forma debería abonar el cliente.

Otro producto más particular son los conocidos como créditos rápidos, un producto muy típico de empresas privadas que acostumbran a ofrecer “dinero fácil y sin papeleos”; se trata de préstamos que suelen rondar los 3.000 euros y que se conceden en 24 o 48 horas con requisitos mínimos, incluso aunque estemos en una lista de morosidad. Sin embargo como el riesgo que asume el prestamista es muy grande, también lo son los intereses a pagar.

❓ ¿Qué es el interés, y cuánto me van a aplicar?

Vistos los distintos tipos de préstamo a que podemos optar, es hora de hablar de lo más importante: el tipo de interés. Se trata en definitiva del dinero que deberemos abonar de más al prestamista a cambio de obtener nuestro préstamo y poder devolverlo en varios plazos; es un porcentaje que se aplica sobre el capital solicitado y que varía mucho en función de lo que ofrezca cada entidad, de nuestro perfil como cliente, o de la propia situación del mercado.

Normalmente hoy día los préstamos personales en España aplican un Tipo de Interés Nominal (TIN) fijo según el llamado modelo francés: es decir, que el interés a pagar no varía a lo largo de la vida del préstamo. No obstante también se puede aplicar un tipo variable que incluya -como en una hipoteca– un diferencial más un índice de referencia (euríbor u otro).

Actualmente el TIN más habitual en un préstamo personal se sitúa entre el 7 y el 9%, dependiendo de lo que ofrezca cada entidad pero también de nuestro perfil. Así por ejemplo hay bancos que llegan a ofrecer préstamos por debajo del 7% pero a cambio de cumplir requisitos como domiciliar nuestra nómina, por lo que tenemos que tener en cuenta que en el momento en que incumplamos ese u otro requisito, el interés del préstamo aumentará.

En cualquier caso el interés que ofrece un préstamo personal es más ventajoso que el que tienen las tarjetas de crédito (que puede rondar el 23-25%), o los créditos rápidos: un producto que puede ser muy tentador por el “dinero fácil” que oferta pero con el que corremos un grave riesgo de endeudarnos si nos vemos incapaces de afrontar los elevados intereses que exigen.

❓ ¿En qué me debo fijar a la hora de pedir un préstamo?

Y ya con toda la información en la mano, nos disponemos a buscar un préstamo y a escoger el que más nos convenga… Vale, ¿cómo lo hacemos? Para empezar, y aunque no hay ningún axioma sino que todo depende del resto de condiciones, conviene evitar los préstamos que incluyan el pago de comisiones por apertura o por cancelación, especialmente si estas son muy elevadas.

En las condiciones actuales del mercado, conviene apostar además por el tipo de interés fijo, y si es posible evitar tener que contratar un producto vinculado. Una manera fácil de comparar entre préstamos es no fijarse sólo en el TIN, sino sobre todo en la TAE (Tasa Anual Equivalente), que incluye no sólo el interés a pagar sino también otros gastos como por ejemplo las dichosas comisiones.

Un ejemplo sencillo: vemos un préstamo con un tipo de interés TIN más bajo de lo habitual -por ejemplo al 6,5%- y nos parece más interesante que el que ofrece otra entidad al 7,2%; sin embargo nos fijamos bien, y vemos que el TAE del primero es del 7,6% porque hay que pagar elevadas comisiones de apertura y cancelación, mientras que en el 2º caso el TAE se queda en el 7,3% porque prácticamente no hay comisiones. ¿Cuál escogeríamos?

En cualquier caso el mejor consejo que podemos darte es mirar bien todas las opciones, saber qué tipo de interés se aplica a un préstamo personal en una u otra entidad, comparar, y estudiar a fondo las condiciones del préstamo antes de firmar nada. Y lo más importante: ¿podemos asumir el pago de las cuotas mensuales? Si la respuesta es no, puede que sea más prudente esperar un tiempo antes de pedir prestado dinero.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar