Pedir financiación para tu empresa

Arrancar un negocio exige, generalmente, contar con un capital inicial que nos aporte la solvencia necesaria para invertir en determinados recursos básicos que requieren su puesta en marcha. Del mismo modo, si la empresa ya está en marcha, es imprescindible tener liquidez para mantenerla a flote y anticiparse a posibles imprevistos económicos. Si la cantidad que vas a solicitar es importante, deberás sopesar bien los pros y contras a la hora de pedir financiación para tu empresa.

Pros de pedir financiación

Antes de solicitar financiación ajena o externa para tu empresa, deberás informarte bien de las condiciones de devolución del préstamo. Es fundamental contemplar los pros y contras, y saber qué implicaciones tiene para la salud financiera de tu empresa a corto, medio y largo plazo. ¡Te contamos cuáles son las ventajas!

  • Lógicamente, la principal ventaja de solicitar financiación es que vamos a contar con un capital inicial que, de otra forma, sería complicado alcanzar. Esa liquidez nos va a proporcionar la tranquilidad necesaria para invertir en recursos (adquisición de bienes, contratación de personal, software, maquinaria, logística, etc.). Si, como comentábamos antes, la empresa ya tiene un recorrido, también es primordial gozar de una buena base económica para mantener la fluidez de nuestro negocio
  • La incertidumbre de pedir un préstamo siempre va a estar ahí. Pero, el coste originado por el crédito habitualmente es menor que si lo hiciésemos con nuestros propios recursos económicos
  • Solicitar ese crédito, y devolverlo en el plazo acordado, claro está, te ayudará a construir un historial crediticio. Algo fundamental para, en caso de necesitar financiación más adelante, flexibilizar las condiciones del préstamo con la entidad financiera
  • La fluidez económica que aporta esa financiación siempre va a favorecer tus acciones a largo plazo. Posibilita la compra de insumos, mejora el flujo de caja, ayuda a una posible expansión de la firma, permite ampliar personal y otras acciones futuras.

Contras de pedir financiación para tu empresa

  • El primer inconveniente que vamos a encontrar es con el requerimiento de un aval por parte de la entidad que nos financie. Lógicamente, nos van a pedir una garantía de pago para que se produzca la concesión del crédito
  • Ten presente que la burocracia puede dilatar bastante el proceso de financiación. La evaluación de nuestro caso y otros trámites, van a hacer que la obtención del préstamo se alargue.
  • No es que sea una desventaja en sí, pero las condiciones del crédito, si no hemos hecho antes los deberes, puede acarrearnos algún disgusto. Con hacer los deberes nos referimos a que antes de lanzarnos a firmar, deberemos realizar una comparativa y elegir la opción más beneficiosa.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar