¿Qué es un préstamo con aval hipotecario?

Los préstamos con aval hipotecario reciben denominaciones como rehipotecas, segundas hipotecas o simplemente créditos con garantía hipotecaria. Aunque las entidades financieras solicitan una serie de condiciones para su otorgamiento, son frecuentes para aquellos clientes que aún teniendo una deuda formal, tienen opción para iniciar un proyecto que les permita saldarla.

La condición de este instrumento financiero, radica en que el solicitante debe ser titular de la propiedad que se utilizará como aval o garantía sobre el préstamo de una cantidad de dinero. Esta puede ser una vivienda, terreno o edificación que esté pagado al menos el 80% de su valor.

Se considera un crédito personal, por lo tanto la titularidad de la propiedad debe recaer sobre el solicitante. Además de esto, una serie de documentos son solicitados de forma habitual por la entidad financiera para corroborar el perfil del solicitante y su posibilidad de pago del crédito.

Debido a la garantía que representa el inmueble hipotecado, es frecuente acudir a esta alternativa en búsqueda de liquidez para emprender un proyecto comercial que permitan recobrar la capacidad de producción, saldar deudas pendientes y pagar las cuotas del crédito para finalmente recobrar la propiedad.

La condición principal del préstamo con aval hipotecario, supone a las entidades financieras una simplificación en las solicitudes, al considerar suficiente garantía el valor de la propiedad para aprobar el crédito al cliente. Ofreciendo en préstamo cantidades significativas y acordes al valor de la propiedad hipotecada.

🕵️ ¿Cómo solicitar un préstamo con aval?

La tramitación de un préstamo con aval hipotecario ante una entidad financiera o prestamista, no difiere de la mayoría de los créditos personales, salvo la obligatoriedad de presentar los documentos de la propiedad que se pretende utilizar como aval. Cada entidad financiera, podrá incluir los requisitos que considere necesarios.

Para ciertas entidades prestamistas, en algunos casos se solicita no encontrarse en situación de morosidad con ASNEF, RAI u otras listas de impagos. Este antecedente disminuye las posibilidades de que el crédito sea otorgado. Aunque otras entidades financieras o casas de préstamos, le confieren más importancia a la propiedad aval.

Las solicitudes pueden presentarse de forma electrónica, para posteriormente remitir la documentación correspondiente. Será necesario en todo caso, que el cliente evalúe las opciones presentadas por cada entidad prestamista. Diferencias en cuanto a intereses, condiciones y acuerdos de finiquito pueden ser de importancia en la selección del prestamista más conveniente.

📋 ¿Para qué pedir un préstamo con aval hipotecario?

En vista de que la solicitud de un préstamo con aval hipotecario no requiere presentar un plan de inversión, son múltiples las razones por las cuales los clientes lo solicitan. Esta particularidad, los hace muy populares entre clientes que requieren obtener una cantidad importante de dinero de forma casi inmediata.

Entre las razones más habituales están los trabajos de remodelación, inversión de capital en un negocio o inicio de un nuevo proyecto de negocio. Otras razones incluyen la realización de tratamientos médicos, pago de deudas mayores o compras de coches, terrenos u otros. En todo caso, no hay limitaciones.

Para algunos clientes, un préstamo con aval hipotecario es una opción para unificar deudas, cancelación de obligaciones de otras propiedades o finiquito de una orden administrativa. En cuanto al uso que se le dé al dinero recibido, es importante como cliente evaluar la rentabilidad de las acciones a emprender.

👌 Ventajas y desventajas

La ventaja más importante de este tipo de préstamo, radica en la posibilidad de omitir la presencia del solicitante en alguna lista de morosidad. Siempre y cuando las características de la propiedad aval sustenten el monto pedido préstamo. Ya que se considera como suficiente garantía de pago la propiedad aval.

A diferencia de otros créditos personales, no es necesario presentar planes de inversión que justifiquen el uso del dinero acreditado. Una vez presentada la documentación, la aprobación y disponibilidad del dinero, suele notificarse en periodos cortos de tiempo, que van desde 24 a 72 horas una vez presentada la solicitud.

La desventaja principal, es que en caso de impago, la entidad prestamista puede tomar posesión definitiva de la propiedad dejada como aval, a fin de recuperar el dinero prestado. Aunque podrían plantearse acuerdos y procesos de reevaluación de la deuda, para recobrar lo invertido en el préstamo con aval hipotecario.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar