Qué es el TIN de un préstamo, y para qué sirve

¿Qué es el TIN de un préstamo? Una pregunta tan básica como común que surge cuando vas a solicitar dinero a una entidad financiera y te encuentras con términos como el TIN, la TAE, u otros tantos… ¿Qué significan esas siglas? ¿Para qué sirven? ¿Cómo influyen en mi préstamo? Estas y otras preguntas son las que contestamos en este artículo… que sin duda te conviene leer si estás pensando en pedir un préstamo y no tienes los conceptos aún muy claros.

🤔 ¿Pero qué es el TIN?

Cuando acudimos a pedir un préstamo, lo más habitual es que nos pidan a cambio de dejarnos ese dinero un interés, que será el beneficio que obtenga el prestamista por prestárnoslo. Precisamente es a ese interés al que hacen referencia las siglas TIN, que significan Tipo de Interés Nominal: es, en suma, un porcentaje que se acuerda con la entidad que nos presta el dinero, y que nos indican cuánto nos cuesta poder disponer de ese capital.

Debes de tener en cuenta que no existe una fórmula exacta para calcular el TIN; es decir, son los propios bancos y demás entidades financieras las que establecen qué interés cobrarán a sus clientes -a partir del tipo establecido por el Banco Central Europeo– y es precisamente con ese porcentaje con el que “juegan” para captar a sus clientes. Hoy día el TIN que ofrecen las entidades varía entre el 5 y el 10%, dependiendo del banco y de las condiciones del préstamo.

Entonces, al pedir un préstamo busco el TIN más bajo y listo… ¡Pues no! Resulta que el TIN tiene un inconveniente, y es que sólo nos indica el interés que el banco nos cobrará por el préstamo, pero no tiene en cuenta otros gastos y comisiones que suelen ir asociados a estas operaciones. No obstante es precisamente el TIN el primer dato que nos suelen enseñar los bancos en su publicidad para hacer los préstamos y créditos más atractivos.

Por eso desde hace años es obligatorio por ley que las entidades financieras informen a sus clientes no sólo sobre el TIN, sino también sobre la TAE, otro término habitual en este mundillo del que hablaremos en otro artículo. Por ahora, te basta con saber que son las siglas de Tasa Anual Equivalente, y que es un concepto que agrupa todos los gastos asociados a un préstamo, incluyendo tanto los intereses definidos por el TIN, como las comisiones u otros.

💲 ¿Cómo influye el TIN en mi préstamo?

Como ya explicamos, el TIN define el interés que nos va a cobrar la entidad por prestarnos el dinero, pero hay que tener en cuenta algo importante: a diferencia de la TAE que es un indicador anual, el TIN marca un interés que puede cobrarse en todo tipo de períodos (según las condiciones pactadas): anualmente, trimestralmente, semanalmente… No obstante lo habitual es que se cobre mensualmente.

¿Qué nos supone el TIN para nuestro bolsillo? Pues según dijimos antes, en la práctica es un porcentaje que se aplica sobre el capital prestado, y que hay que abonar con la periodicidad que  hayamos firmado. Por ejemplo si solicitamos un préstamo de 6.000 euros al 5% TIN, eso significa que además de devolver ese dinero tendremos que abonar un 5% más: es decir, al final pagaremos sólo por intereses 6.300 euros, que devolveremos según los plazos marcados.

Lo habitual en un préstamo es que a mayor plazo para devolver ese dinero, mayores sean los intereses y por tanto el TIN; es decir, no es lo mismo pactar devolver esos 6.000 euros de antes en 12 meses, que hacerlo en 5 años. Al aumentar el plazo aumenta también el riesgo para el banco de que no podamos hacer frente a los pagos porque cambie nuestra situación económica, y por tanto eso repercute en el interés que nos aplican.

Ya dijimos que normalmente cuando una entidad se ofrece a prestarnos dinero lo primero que nos dice es el TIN, ya que suele ser más bajo que la TAE (y las malas noticias, cuanto más tarde mejor). Legalmente no nos están mintiendo, ya que en cuanto queramos profundizar en el acuerdo tienen que decirnos la TAE… pero tampoco nos estarán mostrando de mano todo el pastel. Y esto es algo que debemos tener en cuenta antes de lanzarnos a firmar nada.

👉 Entonces, ¿qué tengo en cuenta a la hora de pedir un préstamo?

A veces nos encontramos con casos en que nos ofrecen devolver un dinero con un TIN al 0%; es algo que resulta especialmente  habitual en la publicidad de las grandes superficies, pero ¿es real? ¿Acaso no nos van a cobrar nada por prestarnos el dinero o por pagarlo a plazos? Pues sí, lo sentimos: la trampa está en cobrar esos intereses de otra forma, por ejemplo en las comisiones de apertura, o incluso sumando su importe al propio precio del producto.

Por eso a la hora de solicitar un préstamo, es importante tener en cuenta varios consejos: ahora que los bancos vuelven a “pelearse” por captar clientes con las mejores ofertas, conviene huir de aquellos préstamos que tengan comisiones por apertura o por cancelación anticipada, o al menos buscar que sean bajas. Busca también un tipo de interés fijo, y si puedes evitar contratar otros productos para obtener mejores condiciones, mejor que mejor.

Y es que como índice de referencia y a título informativo, es importante conocer qué es el TIN de un préstamo, pero en realidad puesto que no incluye todos los gastos, lo cierto es que si queremos comparar entre distintos préstamos y tener una visión más clara del coste real de cada uno de ellos, es más útil la TAE. No obstante, es importante tener claros todos los términos que rodean a un préstamo… y que así, nadie nos pueda dar gato por liebre.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar